breaking news

Quiénes son las congresistas demócratas

julio 16th, 2019 | by Yocasta Mendez
Quiénes son las congresistas demócratas
INTERNACIONAL
0

En las elecciones intermedias estadounidenses de 2018, los demócratas recuperaron la mayoría en la Cámara de Representantes. En ese proceso llegó una nueva generación de congresistas jóvenes, de orígenes diversos y de ideología progresista radical que ha captado la atención pública y mediática.

Su ímpetu ha causado a la vez entusiasmo y rechazo, con gran intensidad, y sus declaraciones y posiciones han causado revuelo tanto dentro del Partido Demócrata, en cuya ala izquierda se colocan, como a escala general.

Se trata de las congresistas Alexandria Ocasio-Cortez (Nueva York), Rashida Tlaib (Michigan), Ayanna Pressley (Massachusetts) e Ilhan Omar (Minnesota).

Su radicalismo, en el contexto político estadounidense, las ha hecho blanco de encono de los republicanos y, ciertamente, de ataques racistas y dolosos de parte de Donald Trump, quien al parecer simplemente no soporta la presencia y el activismo de cuatro congresistas mujeres, jóvenes, de orígenes étnicos y religiosos diversos y de posiciones de agudo progresismo y voces críticas y contestatarias.

Alexandria Ocasio-Cortez

Alexandria Ocasio-Cortez, de 29 años, llegó al Congreso luego de derrotar en la primaria demócrata de 2018 al número 2 del Partido Demócrata en la Cámara baja, Joe Crowley, en un distrito que abarca parte del Bronx y de Queens en Nueva York. El triunfo de Ocasio-Cortez, quien hasta entonces era prácticamente desconocida, fue sorpresivo y trepidante, pues al ser ella una declarada demócrata –socialista (al igual que el senador y aspirante presidencial Bernie Sanders) su victoria reveló un fuerte giro hacia la izquierda en el electorado de su distrito y la caída de un líder demócrata moderado de fuerte proyección nacional.

Ello colocó de inmediato a Ocasio-Cortez en primer plano nacional y en las elecciones generales de noviembre, al ser el suyo un distrito de amplia mayoría demócrata, obtuvo con facilidad el escaño con el 78% de los votos y se convirtió en la representante más joven en el Congreso de Estados Unidos.

Ocasio-Cortez ha llevado a la Cámara de Representantes una posición progresista radical, en el ala más a la izquierda del Partido Demócrata, lo que le ha atraído la crítica directa de moderados y conservadores. Desde la derecha se le ha atacado constantemente y tachado de comunista (un concepto que es usado como un intento de estigmatización que hace eco de posiciones y pugnas de tiempos de la Guerra Fría), aunque en realidad el movimiento demócrata socialista plantea una intervención social en la economía, defiende un sistema de gobierno democrático y rechaza los regímenes comunistas autoritarios y el socialismo de estado.

Ocasio-Cortez nació en Nueva York, de ascendencia puertorriqueña, y obtuvo una licenciatura en relaciones internacionales y economía en la Universidad de Boston. Y ya como congresista, ha destacado por sus posiciones de punzante crítica y su apoyo a una política radical para combatir el cambio climático (es proponente del plan ‘New Green Deal’), la abolición de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE), la condena a la política de detención y separación de familias inmigrantes del gobierno de Trump, la definición del acceso a la salud como un derecho humano y la creación de un sistema público de salud único y gratuito (llamado Medicare-for-all), la condena de la desigualdad económica, el impulso de los derechos de las minorías y al apoyo a Puerto Rico.

Su línea política, así, la ha confrontado con el Partido Republicano y con Trump, pero también le ha provocado roces con el liderazgo demócrata nacional, más moderado y pragmático bajo la dirección de Nancy Pelosi. Es, en todo caso, una de las figuras en alza en la política nacional y no se ha arredrado al entrar en pugnas y debates de gran y filoso calado.

Rashida Tlaib

Rashida Tlaib, nacida en 1976 en Detroit, Michigan, es con Ocasio-Cortez la dupla de demócratas socialistas en la Cámara de Representantes y comparte con ella posiciones político-ideológicas de izquierda, como la crítica de las corporaciones capitalistas y un afán en favor de la justicia social. Es hija de inmigrantes palestinos y una de las dos primeras mujeres musulmanas en ser electas al Congreso estadounidense.

La mayor de 14 hermanos, obtuvo una licenciatura en Ciencias Políticas en la Universidad Wayne State y un doctorado en derecho en la Universidad del Oeste de Michigan. A diferencia de Ocasio-Cortez, Tlaib tenía experiencia legislativa previa, pues sirvió durante tres periodos en la Cámara estatal de Michigan. Ahora representa en Washington a un distrito que ocupa parte del oeste de Detroit y sus zonas suburbanas. Un distrito ampliamente demócrata y con creciente inclinación a la izquierda.

Comparte las posiciones progresistas de los demócratas socialistas y ha expresado enfáticamente su apoyo al derecho de los palestinos a regresar a Palestina, a la creación de un solo estado binacional, secular y democrático, y ha criticado al gobierno israelí de Benjamin Netanyahu. Sus posturas en temas estadounidenses como la inmigración y la salud incluyen el repudio a la política de restricción de asilo y la reclusión y separación de migrantes del gobierno de Trump y la creación de un sistema público universal de salud.

Ayanna Pressley

Ayanna Pressley llegó al Congreso también en las elecciones de 2018 y es hoy la representante federal por un distrito en Massachusetts que ocupa una parte importante del norte de Boston y otras áreas cercanas, algunas de las cuáles fueron parte del distrito cuyo escañó ganó John F. Kennedy en los comienzos de su carrera política.

Llegó a la Cámara de Representantes tras derrotar en las primarias del Partido Demócrata de 2018 al congresista titular Mike Capuano y ganó la elección general con facilidad al tratarse de un distrito ampliamente demócrata.

Pressley nació en 1974 en Cincinnati, Ohio, aunque creció en Chicago y luego estudió en la Universidad de Boston, ciudad que se convirtió en su hogar. Allí, laboró en la oficina del representante Joseph P. Kennedy y luego del senador John Kerry, y en 2009 compitió por un escaño en el concilio de la ciudad de Boston. Su triunfo la convirtió en la primera mujer afroamericana en esa posición, que retuvo por varios periodos (2010-2019) hasta que fue electa a la Cámara de Representantes tras una sorpresiva victoria en la primera ante Capuano y una holgada en la elección general. Es la primera mujer afroamericana en representar a Massachusetts en el Congreso y ha tenido una propuesta de exigencia de igualdad y apoyo a la diversidad y los derechos de todos.

Pressley ha sido muy crítica de la política de inmigración del actual gobierno, apoya la disolución de ICE y ha criticado a Trump de misógino y racista. Mostró su apoyo a quienes en protesta por la brutalidad policiaca se arrodillan durante la entonación del himno estadounidense (una forma de protesta que ha provocado la ira de Trump).

Apoya también un sistema público universal de salud y la ampliación de los beneficios de cuidado anterior y posterior al parto para las madres y propuso reducir la edad mínima para votar de 18 a 16 años, a fin de dar a los jóvenes la capacidad de participar en las decisiones nacionales.

Ilhan Omar

Ilhan Omar nació en 1982 en Mogadicio, Somalia, en 1982. Luego de que su familia huyó de la guerra en su país natal, Omar vivió un tiempo en un campo de refugiados en Kenia hasta que su familia arribo, con el beneficio del asilo, a Estados Unidos, viviendo por un tiempo en Virginia y luego definitivamente en Minnesota, donde existe una importante comunidad de inmigrantes somalíes.

Omar obtuvo la ciudadanía estadounidense a los 17 años, en 2000, y obtuvo una licenciatura en ciencia políticas y estudios internacionales en la Universidad Estatal de Dakota del Norte.

Tras trabajar como organizadora comunitaria en el área de Minneapolis, con énfasis en el área de educación y nutrición, dirigió programas a favor de las mujeres originarias de África oriental en Minnesota y ganó en 2016 el escaño de representante estatal. Luego, cuando el congresista Keith Ellison dejó su escaño para buscar el puesto de Fiscal General de Minnesota, Omar compitió por ese escaño y ganó la elección primaria en un distrito fuertemente demócrata que incluye a Minneápolis. Con ello se convirtió en la primera ciudadana naturalizada originaria de África y la segunda mujer de religión musulmana (junto a Tlaib) en llegar al Congreso estadounidense.

De línea progresista, ha sido una fuerte crítica del gobierno de Trump en materia de inmigración y asilo, ha pedido la abolición de ICE, apoya a las ciudades santuario y repudia la detención y separación de familias inmigrantes, sobre todo la reclusión de menores. Apoya la educación universitaria gratuita para familias de ingresos medios y bajos, el seguro público universal gratuito (Medicare-for-all) y ha criticado fuertemente el apoyo de Estados Unidos a Arabia Saudita y su intervención en Yemen.

Pero ha sido su crítica al régimen israelí de Benjamín Netanyahu y a quienes lo apoyan en Estados Unidos lo que la colocó una intensa controversia, pues muchos calificaron sus dichos de antisemitas y de sugerir que los políticos estadounidenses que apoyan a Israel lo hacen por dinero. Otros, en cambio, criticaron que se señalara de antisemita a lo que es la crítica al gobierno israelí, al que se oponen también muchos judíos estadounidenses y ciertamente muchos israelíes de líneas distintas a las de Netanyahu.

Pero el hecho de ser musulmana, nacida en África y naturalizada estadounidense la he vuelto blanco de continuos ataques racistas, islamófobos y xenófobos desde estamentos de la derecha radical, algunos tan dolosos como señalar falsamente que ella tuvo conexión con los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Legisladoras controversiales y con proyección

Así, aunque Ocasio-Cortez, Talib, Pressley y Omar tienen numerosas coincidencias y diferencias en sus aspectos biográficos y políticos, tienen en común ser parte de un grupo muy vocal de jóvenes congresistas de izquierda que buscan no solo oponerse al gobierno de Donald Trump y buscar su derrota en las urnas sino lograr una transformación dentro de su propio partido, el Demócrata, y en general de la nación con una visión de tipo social, anticorporativa, democrática e igualitaria.

Y aunque son una minoría en la bancada demócrata, tienen una fuerte proyección nacional en el contexto de un partido más progresista que busca construir una identidad y una plataforma que les permita desplazar a Donald Trump de la Casa Blanca e incidir en transformaciones sociales. Cambios que, a ojos de las cuatro congresistas, deben ser profundos y radicales, y por ello sus diferencias internas con los demócratas de centro y, sobre todo, con los republicanos y Trump, quien se ha manifestado contra ellas de modo especialmente intenso, ofensivo y antidemocrático, lo que en el otro lado de la moneda es un signo de la relevancia que han cobrado a escala nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *